domingo, 10 de enero de 2010

Trepanación involuntaria/inconciente


A días de volver sobre los pasos rocosos que desfilaron mi partida ya tres años al pasado/ disgrego dos besos por cada puerta que me fue abierta/ por cada ventana creadora de ofrendas inagotables.

No siento temor padre universal de los sentidos –conocimiento-. No siento temor madre creadora del todo –naturaleza-. No siento temor alguno.

Ví como dislocábamos la conciencia hacia lo irracional y aún así pude sostenerme a la vida desde la firmeza de tus cabellos.

Dos tres veces pude elevarme al cielo bajo tierra/ más no te guardo rencor alguno/ destino incierto/ bebe de este grial cobrizo/ como la sangre que derramará tu garganta.

Carrer Laforja en tí los secretos que aniden/ la estación de la búsqueda no perece/ perseverar lo es todo/ mientras con darnos cuenta/ trepanan día a día toda conciencia/ me cuestionas –fruncido el seño- si moriría por cada gran sueño/ te recuerdo que al imaginar despiertos/ retornamos libres al magnífico cadalso/ a los pasos rocosos de los que un día fueron pasos rotos.

Señalaremos con ambas manos/ todo te pertenece ancestral pasado/ a tus pies ofrendo todas las horas/ todo músculo lleno/ toda visceral acción impune me la reservo.



© Eduardo Duarte
Barcelona, enero2010

1 comentario:

Pablo Lacroix dijo...

Leí unos poemas tuyos... buenísimos... Salud!

(buena cita de Teillier)

ágora de sangres

ágora de sangres
Poemario de Eduardo Duarte. Editorial Manofalsa no revista (andacollo/el callao): http://www.manofalsa.com